junio 03, 2009

Entre ruidos y rugidos


Odio tenerte que gritarte para que me escuches, pero odio más que mi voz, por más que se desgarre, no llegue siquiera a acariciar tu oído. Detesto sentir que todavía tienes un lugar en mí, aún cuando hace tanto tiempo te fuiste, prometiendo no volver. Pero definitivamente, cuando más enrabio, es al descubrir que cada día te espero pretendiendo que te olvido y que de ti no queda más.

2 comentarios:

Aidan dijo...

"Pero definitivamente, cuando más enrabio, es al descubrir que cada día te espero pretendiendo que te olvido y que de ti no queda más"

Olvidar.....todo ese suceso de el olvido o mejor dicho guardar sabiendo que esta guardado suena una idea que pasa por todos, pero sin duda me gustan tus letras.....su sentido

LoCuRa TrAnSiToRiA dijo...

Gracias por pasar por aquí y navegar entre ellas... Sólo pasa que el olvido, se olvida cuando intentas olvidar... y en entonces por un suerte de descuido, aparece el recuerdo olvida en el olvido.

Un beso.